Pascua del Enfermo 2020

NOTA DE PRENSA

LA DIÓCESIS CELEBRA EL DOMINGO LA PASCUA DEL ENFERMO CON UNA ORACIÓN ESPECIAL “POR LAS PERSONAS QUE SUFREN Y POR LAS QUE NOS CUIDAN EN ESTA PANDEMIA”

Se cierra así la “Campaña del Enfermo” que comenzaba el pasado día 11 de febrero en la Jornada Mundial del Enfermo con el lema “Acompañar en la soledad” y que se ha visto sacudida por los efectos de la alerta sanitaria

León, 15 de mayo de 2020

La Diócesis de León se suma este próximo domingo día 17 de mayo, Domingo VI de Pascua, a la celebración de la Pascua del Enfermo, cita que pone el broche de cierre a los actos de la ‘Campaña del Enfermo’ que se anima desde el Secretariado diocesano de Pastoral de la Salud y que este año se ha visto sacudida por la declaración del Estado de alarma y el cierre de templos que comenzaba el pasado día 15, en la semana en la que se celebraban en Santander las XL Jornadas Interdiocesanas de Pastoral de la Salud con el lema “Acompañar en la soledad”.

MOMENTO ESPECIAL PARA LA ORACIÓN

Según el director del Secretariado de Pastoral de la Salud, Ovidio Álvarez, “nadie podía imaginar que cuando comenzábamos esta ‘Campaña del Enfermo’ de 2020 íbamos a vivir esta situación de pandemia de forma tan cruda y dolorosa, con la soledad de los enfermos y sus familias, la soledad de los profesionales sociosanitarios en su realidad cotidiana, la soledad de nuestros ancianos en la ciudad, en nuestros pueblos y en las residencias, la soledad de los enfermos invisibles, mentales y de sus familias, la soledad que se ha hecho realidad vivida en el confinamiento en nuestros hogares, nade podía sospechar que esto podría llegar en este momento cuando este año el lema es ‘Acompañar en la soledad’”. Y ante estas circunstancias, desde el Secretariado de Pastoral de la Salud se ha enviado un subsidio litúrgico especial para que, según explica Ovidio Álvarez, “todos los sacerdotes recen en las eucaristías que hagan a puerta cerrada por esta intención, y que todas las personas recen por acompañar en la soledad, acompañar a todos estos hermanos y familias que han perdido a un ser querido y no han podido hacer un funeral y una despedida como hubieran querido y que nosotros los cristianos, como seguidores de Jesús a quien conmueven el dolor y la angustia de los enfermos, tenemos que ser conscientes de que cuidar, aliviar y sanar enfermos está íntimamente ligado al anuncio del Reino de Dios”.

Esta invitación a la oración por las personas que están sufriendo los efectos de la pandemia, que tendrá eco este domingo en esa llamada a la oración en la Pascua del Enfermo en los templos donde se celebren las primeras eucaristías, como sucederá en el caso de la Unidad Pastoral de Riaño y en la oración en familia que puedan realizar los fieles en sus propias casas al encontrarse todavía en situación de confinamiento, sintoniza con la indicación que ha realizado el obispo de León, Julián López al recordar que “como Iglesia compartimos el dolor de los que se han visto tocados por la enfermedad y elevamos nuestra oración por todas las familias y sus seres queridos fallecidos”

XII Jornada Diaconado Permanente

NOTA DE PRENSA

LA DIÓCESIS CELEBRA LA XII JORNADA DEL DIACONADO PERMANENTE CON UNA ORACIÓN ESPECIAL POR LAS VOCACIONES A ESTE GRADO DE MINISTERIO ORDENADO

Desde la Comisión Diocesana se recuerda la “importante labor pastoral” que llevan adelante los cinco diáconos permanentes y se ruega a los fieles que a pesar del confinamiento recen desde sus casas por esta intención

León, 15 de mayo de 2020

La Diócesis de León celebrará este próximo domingo día 17, VI Domingo de Pascua, la XII edición de la Jornada Diocesana del Diaconado Permanente con una petición especial para que todos los fieles, desde la comunión espiritual y a pesar del cierre de templos, realicen una oración especial por los diáconos y por las vocaciones a este grado propio del ministerio ordenado.

En la actualidad, según informa la Comisión Diocesana para el Diaconado Permanente, en la Iglesia de León son cinco los diáconos permanentes que desarrollan “una importante labor pastoral”, mientras otros cuatro candidatos se encuentran en el proceso de formación, dos de los cuales ya han solicitado el rito de admisión a la órdenes, mientras otro se prepara para recibir la institución en el ministerio del lectorado al concluir el presente curso.

GRADO DEL MINISTERIO ORDENADO

El objetivo de esta Jornada, que en esta duodécima edición se celebra en las extraordinarias circunstancias impuestas por la alerta sanitaria del coronavirus, con los templos cerrados y el culto suspendido, a excepción de las parroquias de la Unidad Pastoral de Riaño, es dar a conocer la figura del diácono permanente como un grado propio del Ministerio ordenado que configura a quien lo recibe como servidor de la comunidad cristiana, habilitado para llevar adelante tareas pastorales que el obispo le encomiende, en comunión con él y con los presbíteros y consagrados, y en estrecha conexión con los seglares comprometidos en la Iglesia.

La vocación al diaconado permanente permite a cristianos varones, solteros a partir de los 25 años, o casados a partir de los 35 años y con cinco años de matrimonio que sientan la llamada de Dios, iniciar un periodo de discernimiento tras la presentación como candidato por parte de su párroco al obispo. Superado favorablemente este tiempo de reflexión el candidato al diaconado podrá ser admitido a los ministerios e iniciará un tiempo de formación en estudios superiores eclesiásticos de tres cursos, que concluirá con un periodo de práctica pastoral antes de culminar con la ordenación diaconal.

El Concilio Vaticano II decidió la instauración del Diaconado Permanente, con gran arraigo en la Iglesia primitiva, como un grado propio del Ministerio ordenado y en el año 1997, por iniciativa del entonces obispo Antonio Vilaplana, en la Diócesis de León se reinstauró la figura del diácono permanente y ese mismo año recibió la ordenación diaconal el primer integrante del diaconado permanente de la Diócesis, que en la actualidad forma parte del equipo pastoral que atiende la Agrupación Parroquial ‘San José’. Ya en el año 2010, por empeño del obispo Julián López, la Diócesis decidió impulsar este Ministerio ordenado con la puesta en marcha del Plan Básico de Formación para el Diaconado Permanente, con un periodo de estudios de cinco años para la formación humana, espiritual y teológica y para la práctica pastoral, que ya han completado los cinco diáconos permanentes que se han ordenado entre los años 2015 a 2018 y que en estos momentos desarrollan su ministerio en la Unidades Pastorales de Garrafe de Torío, Sena de Luna y Sahagún.

MISIÓN DEL DIÁCONO

El diácono ordenado asume las misiones que la Iglesia le encomienda. Así, al servicio de la Palabra de Dios anima la catequesis; promueve y sostiene actividades apostólicas con laicos, particularmente en el ámbito familiar; y preside la celebración de la Palabra. Al servicio de la Eucaristía y de los sacramentos el diácono asiste, durante las celebraciones litúrgicas, al obispo y al presbítero; preside las celebraciones del bautismo, matrimonio, exequias, Liturgia de las Horas, exposición eucarística…; distribuye la Eucaristía, en la misa o fuera de ella, y lleva la comunión a los enfermos y el viático a los moribundos. Y al servicio de la caridad y de la comunidad eclesial el diácono anima el servicio caritativo, preocupándose por los más pobres y marginados; atiende la pastoral de enfermos, ancianos y todo tipo de obras asistenciales; y sirve a la comunión junto al Obispo, a los presbíteros y a los laicos y consagrados.

PLAN DIOCESANO DE FORMACIÓN DEL DIACONADO PERMANENTE

En la actualidad la Diócesis de León cuenta con cuatro candidatos al diaconado permanente que forman parte de los cursos de Plan diocesano de Formación del Diaconado Permanente. Según el obispo Julián López, en la Diócesis de León es preciso “contar con más diáconos permanentes sobre todo porque debemos responder a los designios del Señor que suscita vocaciones y disponibilidad para muchas otras tareas pastorales que deben ser ejercidas de manera estable y con lo que significa la experiencia de los seglares en aspectos como el matrimonio, la familia, o el trabajo profesional”. En este sentido, Mons. López Martín subraya que “esta dedicación pastoral estable supone una verdadera vocación que todos hemos de tener en cuenta en nuestras preocupaciones pastorales, en la Oración por las Vocaciones y en nuestros respectivos compromisos apostólicos: los presbíteros y diáconos apreciando y apoyando de verdad este ministerio y procurando suscitar estas vocaciones; y los fieles laicos que se siente Iglesia diocesana, valorando también esta posibilidad real por lo menos en la oración y estima, abiertos incluso a responder a una posible llamada del Señor”.

Retraso salida confinamiento Diócesis de León

NOTA DE PRENSA

LA DIÓCESIS POSPONE LAS MEDIDAS PARA LA SALIDA DEL CONFINAMIENTO CON CULTO PÚBLICO A LA ESPERA DE QUE SANIDAD AUTORICE EL AVANCE DE LEÓN A LA FASE 1

El decreto episcopal para la desescalada se aplicará cuando toda la planta diocesana cumpla los requisitos de salud pública. No obstante, el obispo Julián López ruega a los sacerdotes que el día 11 celebren la Eucaristía a puerta cerrada con la especial intención de oración por los difuntos de la pandemia

León, 9 de mayo de 2020

La Diócesis de León pospone la aplicación de las medidas del decreto aprobado por el obispo Julián López sobre “Disposiciones ante la salida del confinamiento y la desescalada de las medidas restrictivas por causa de la pandemia del Covid-19” después de que el Ministerio de Sanidad haya decidido mantener a la provincia de León en la denominada Fase 0, lo que implica que en los próximos días continuarán vigentes las medidas restrictivas aplicadas en la Iglesia de León desde el pasado día 14 de marzo, con cierre de templos y suspensión total del culto público.

EUCARISTÍA POR TODOS LOS DIFUNTOS DE LA PANDEMIA

No obstante, y dado que ya desde el inicio de la declaración del Estado de Alarma el pasado día 15 de marzo los sacerdotes de la Diócesis de León han venido celebrando eucaristías a puerta cerrada y sin presencia de fieles para mantener el culto desde la comunión espiritual y cumplir desde la máxima responsabilidad con las restricciones para preservar la salud pública, el obispo Julián López hace un especial ruego a todo el presbiterio diocesano para que este próximo lunes día 11 ofrezcan la celebración de la Eucaristía por todos los difuntos de la pandemia.

Y es que el decreto episcopal con las “disposiciones ante la salida del confinamiento y la desescalada” que rubricaba el obispo Julián López el pasado día 3 de mayo fijaba, con la condición de que se aprobara por la autoridad sanitaria el avance a la Fase 1, para el próximo lunes día 11 la “salida del confinamiento y la desescalada de las medidas restrictivas por causa de al pandemia del Covid-19”. Un decreto episcopal en el que se afirma que la “Diócesis de León se adhiere las reflexiones ‘Ante el inicio de la salida del confinamiento’ que ha expresado la Conferencia Episcopal Española en un nota pública” en la que se pone de manifiesto la “satisfacción de la Iglesia española porque la enfermedad del Covid-19 vaya siendo contralada, y pueda iniciarse, aun con reservas y precauciones, la recuperación de las actividades habituales de nuestra vida común”.

ORACIÓN Y TRABAJO

“Como Iglesia compartimos el dolor de los que se han visto tocados por la enfermedad y elevamos nuestra oración por todas la familias y sus seres queridos fallecidos”, se indica al inicio de este decreto en el que la Iglesia de León manifiesta su voluntad de “seguir impulsando el trabajo de Cáritas y de otras instituciones eclesiales con las personas que se ven afectadas por la crisis económica y social que ha generado los efectos de la pandemia y el confinamiento”. Y así, “dada la importancia  de mostrar especiales signos de acompañamiento a las familias en su duelo” se establecía que “ese  día 11 de mayo, como expresión de comunión fraterna con los que más han sufrido esta pandemia, todas las parroquias podemos ofrecer la celebración de la eucaristía por todos los difuntos de la pandemia”.

MEDIDAS ORGANIZATIVAS E HIGIÉNICAS

El decreto aprobado por el obispo Julián López, y que ahora queda pendiente de que se haga efectivo el reconocimiento de la Fase 1 de desescalada para León por parte del Ministerio de Sanidad, establece unas “indicaciones generales en la fase de transición hacia la completa normalidad” que mantienen vigente “la dispensa del precepto de participar en la Misa dominical”, ya decretada desde el pasado día 14 de marzo, así como el “ruego encarecido a los sacerdotes y colaboradores parroquiales que cuiden las medidas organizativas e higiénicas, y a los fieles que observen el cumplimiento de las mismas, a fin de realizar las actividades con seguridad y confianza en nuestras parroquias”.

La transición hacia la completa normalidad se establece en cuatro fases, desde la Fase 0, situación actual y en la que va a continuar la Diócesis durante los próximo días, con culto sin pueblo tal y como se ha venido desarrollando todo el periodo de confinamiento desde el pasado día 14 de marzo. Cuando la nueva evaluación de la situación se favorable y se obtenga la aprobación del Ministerio de Sanidad se pasar á a la Fase 1, con el fin de seguir avanzando hasta la Fase 3, con la recuperación de la “normalidad de la vida pastoral ordinaria, siempre teniendo en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad”.

Junto con esta temporalización para transitar en el proceso de desescalada, el Decreto que rubrica el obispo Julián López detalla la “organización de los templos y las celebraciones” y fija criterios para administrar sacramentos como la Reconciliación, el Bautismo, el Matrimonio, la Unción de Enfermos, la Comunión a los enfermos y las Exequias de difuntos, además de prohibir las visitas turísticas a los templos en las fases 1 y 2.

Por último, este Decreto que orienta el proceso de salida del confinamiento en la Iglesia de León establece la suspensión de las Primeras comuniones y las Confirmaciones hasta el primer trimestre (de septiembre a noviembre) del próximo curso pastoral 2020-2021.

Disposiciones ante la salida del confinamiento y la desescalada de las medidas restrictivas por causa de la pandemia del Covid-19

NOTA DE PRENSA

LA DIÓCESIS PREPARA LA SALIDA DEL CONFINAMIENTO CON LA APERTURA DE TEMPLOS Y UNA PRIMERA CELEBRACIÓN POR TODOS LOS DIFUNTOS DE LA PANDEMIA

El obispo Julián López aprueba un decreto para la desescalada con medidas de prevención para la celebración del culto público a partir del próximo día 11 de mayo e indicaciones para los demás ritos sacramentales

León, 5 de mayo de 2020

La Diócesis de León se prepara para iniciar a partir del próximo lunes día 11 de mayo la “salida del confinamiento y la desescalada de las medidas restrictivas por causa de al pandemia del Covid-19” que han estado vigentes desde el pasado día 14 de marzo”. Y en ese objetivo se sitúa el decreto aprobado por el obispo Julián López por el que la “Diócesis de León se adhiere las reflexiones ‘Ante el inicio de la salida del confinamiento’ que ha expresado la Conferencia Episcopal Española en un nota pública” en la que se pone de manifiesto la “satisfacción de la Iglesia española porque la enfermedad del Covid-19 vaya siendo contralada, y pueda iniciarse, aun con reservas y precauciones, la recuperación de las actividades habituales de nuestra vida común”.

ORACIÓN Y TRABAJO

“Como Iglesia compartimos el dolor de los que se han visto tocados por la enfermedad y elevamos nuestra oración por todas la familias y sus seres queridos fallecidos”, se indica al inicio de este decreto en el que la Iglesia de León manifiesta su voluntad de “seguir impulsando el trabajo de Cáritas y de otras instituciones eclesiales con las personas que se ven afectadas por la crisis económica y social que ha generado los efectos de la pandemia y el confinamiento”. Y así, “dada la importancia  de mostrar especiales signos de acompañamiento a las familias en su delo” se establece que “ese primer día 11 de mayo, como expresión de comunión fraterna con los que más han sufrido esta pandemia, todas las parroquias podemos ofrecer la celebración de la eucaristía por todos los difuntos de la pandemia”. Además, ese significativo gesto eclesial se extenderá a todo el ámbito diocesano puesto que en el mismo decreto episcopal se establece que “se celebrará en la Catedral un funeral conjunto a nivel diocesano por todas la personas fallecidas en la Diócesis (sacerdotes, religiosos y fieles), el cual se anunciará en el momento oportuno”. “También se tendrá en los lugares acordados con las respectivas familias un funeral por cada uno de los sacerdotes fallecidos durante este tiempo” y “cada parroquia, por su parte, y en diálogo con la respectiva familia, verá el día y la oportunidad para poder celebrar de manera individual un funeral por cada uno de los difuntos de la comunidad parroquial fallecidos durante los días  del confinamiento, así como la celebración de aniversarios”.

MEDIDAS ORGANIZATIVAS E HIGIÉNICAS

El decreto aprobado por el obispo Julián López y que ya se está difundiendo por toda la Diócesis establece una “indicaciones generales en la fase de transición hacia la completa normalidad” que mantienen vigente “la dispensa del precepto de participar en la Misa dominical”, ya decretada desde el pasado día 14 de marzo, así como el “ruego encarecido a los sacerdotes y colaboradores parroquiales que cuiden las medidas organizativas e higiénicas, y a los fieles que observen el cumplimiento de las mismas, a fin de realizar las actividades con seguridad y confianza en nuestras parroquias”.

La transición hacia la completa normalidad se establece en cuatro fases, desde la Fase 0, situación actual con culto sin pueblo tal y como se ha venido desarrollando todo el periodo de confinamiento en la Diócesis de León desde el pasado día 14 de marzo, para pasar a la Fase 1 a partir del próximo día 11 de mayo y avanzar así hasta la Fase 3, con la recuperación de la “normalidad de la vida pastoral ordinaria, siempre teniendo en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad”.

Junto con esta temporalización para avanzar en el proceso de desescalada, el Decreto que rubrica el obispo Julián López detalla la “organización de los templos y las celebraciones” y fija criterios para administrar sacramentos como la Reconciliación, el Bautismo, el Matrimonio, la Unción de Enfermos, la Comunión a los enfermos y las Exequias de difuntos, además de prohibir las visitas turísticas a los templos en las fases 1 y 2.

Por último, este Decreto que orienta el proceso de salida del confinamiento en la Iglesia de León establece la suspensión de las Primeras comuniones y las Confirmaciones hasta el primer trimestre (de septiembre a noviembre) del próximo curso pastoral 2020-2021 y anuncia la apertura al público de las dependencias del Obispado el próximo lunes día 11 de mayo en el horario habitual y siguiendo la normativa establecida, también para dependencias parroquiales y demás dependencias diocesanas, para garantizar la seguridad higiénica de todos en las actividades que se realicen.

LA DELEGACIÓN DE ENSEÑANZA DE LA DIÓCESIS SE SUMA A UNA CAMPAÑA CONTRA LA TRAMITACIÓN DE LA NUEVA LEY DE EDUCAIÓN

Nota de prensa del Obispado de León León, 5 de mayo de 2020

La Delegación de Enseñanza de la Diócesis de León se ha sumado a una iniciativa nacional de rechazo al actual proceso de tramitación de la LOMLOE, la conocida como “Ley Celaá”, con una campaña en Twitter que ha alcanzado el trending topic en esta red social con más de 104.000 tweets. En esta “quedada digital” que se desarrollaba ayer han participado también entidades de distintos ámbitos sociales así como ciudadanos a título particular que no comparten ni las formas ni el fondo de la propuesta ministerial. Todos ellos han reclamado la paralización de la ley con el hasthag “#StopLeyCelaa”.  

            Desde la Delegación de Enseñanza se indica que “lo que más extraña a los participantes de esta iniciativa es que en estas circunstancias de confinamiento, la ministra Isabel Celaá pretenda implantar con nocturnidad una ley que merece ser dialogada con todas las fuerzas políticas y estudiada con sosiego, más si cabe ahora que lo que está por venir, la llamada ‘nueva normalidad’, es un periodo incierto y requerirá la modificación de estrategias educativas y el replanteamiento del modelo”. 

BÚSQUEDA DEL CONSENSO

            Este proyecto de Ley, desde el punto de vista de las instituciones promotoras de esta protesta digital, “merece ser consensuado para perfilar un marco general que soporte la educación de varias generaciones”. Y en ese punto los promotores de esta iniciativa desarrollada en el ámbito de las redes sociales recuerdan que “ésta sería la octava ley educativa de la democracia, detalle que demuestra la inestabilidad del sistema y la necesidad de alcanzar un gran pacto educativo”. 

            Las asociaciones, federaciones, profesores, colegios, sindicatos, patronales así como los particulares que, juntos, han alcanzado esta condición de trending topic en la iniciativa que ayer se desarrolló en internet, exigen también “que se perfile una ley que respete  los derechos fundamentales de diferentes colectivos, especialmente la libertad de elección de centro, el mantenimiento de los centros de educación especial y la dignificación de la clase de religión, ámbito este último que también se ha reforzado con el hashtag #ReliEsMas, que ocupó puestos muy relevantes en la escala de Twitter, la conocida red social desde la que se ha exigido a la ministra un gran pacto político para dar estabilidad a la escuela”.

La Cofradía de la Bienaventuranza interrumpe su actividad a causa de la pandemia de COVID-19

La Cofradía del Santo Cristo de la Bienaventuranza de León, habida cuenta de la situación que estamos atravesando a causa de la pandemia de COVID-19, y ante la imposibilidad de no poder desarrollar su actividad de la manera prevista, se ha visto en la obligación de interrumpirla en tanto no sea posible reanudarla con cierta normalidad.

Así, en las próximas semanas no se podrán llevar a cabo ni las sesiones programadas del plan de formación cofrade ‘Sin perder el paso’, ni tampoco los actos de celebración del 28.º aniversario fundacional de la penitencial. En el momento en que se produzca cualquier novedad, se comunicará oportunamente.

La Cofradía de las Siete Palabras lucha contra el COVID-19

Nota de Prensa de La Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz,

La Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz dentro del apartado de obra social que realiza a lo largo de todo el año, ha participado activamente junto con Alba Robles, Álvaro Giganto, Maria Robles y Héctor Martínez en la campaña solidaria denominada “Ayuda contra el Coronavirus León” donde se ha recaudado la cantidad de 13.296,45 euros que se han destinado a la compra de material sanitario.
Los suministros sanitarios que la Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz de León ha entregado al Complejo Asistencial Universitario de León, al Sindicato de enfermería SATSE, a la Residencia de la Tercera Edad de Mansilla de las Mulas y al Centro de Personas Mayores Santa Luisa han sido: 19.200 batas Visitor, 500 mascarillas, 425 monos Tyvek, 250 sujeciones de máscaras, 65 buzos polipropileno y 60 pantallas protectoras.
La Cofradía de las Siete Palabras de Jesús en la Cruz quiere mostrar su sincero agradecimiento a todas las personas, entidades y hermanos de la Cofradía que han colaborado con esta iniciativa solidaria.

León, 28 de abril de 2020

La Redención pone en marcha la iniciativa «Gracia de Vida»

Uno de los principales fines de la Cofradía de Nuestro Señor Jesús de la Redención, como parte de la Iglesia, es la Caridad. Por ello, y en atención a la crítica situación derivada de la pandemia que nos ha sobrevenido, es nuestro deber el implementar de forma extraordinaria la Obra Social y Bolsa de Caridad de la Penitencial.

Así pues, la Redención pone en marcha la iniciativa “Gracia de Vida”, en aras de recaudar fondos destinados a contribuir a paliar los efectos del coronavirus entre aquellos que más lo necesiten de nuestra Parroquia. Los donativos irán destinados íntegramente a la Cáritas Parroquial de San Martín, que se ocupa de velar y ayudar económicamente a las familias más desfavorecidas y desamparadas del Barrio de San Martín. De esta forma se podrá hacer frente a las futuras necesidades de las personas más necesitadas durante, y una vez se levante, el Estado de Alarma decretado por el Gobierno de la Nación.

Los donativos pueden realizarse a través de la cuenta bancaria ES69 3085 0090 3724 1082 2429 Caja Rural. Concepto: Gracia de Vida).

De este modo, a principios del próximo mes de junio se realizará la primera aportación económica de lo recaudado hasta la fecha, entregándose los demás importes que se vayan recaudando mensualmente.

Para que esta iniciativa pueda llegar a todas las familias y colectivos vulnerables, requerimos de la colaboración de nuestros hermanos y de la sociedad leonesa en general. Adicionalmente, la Cofradía inaugurará la recaudación con la primera aportación de la Campaña.

La caridad no sólo es la expresión de ayuda a los más desfavorecidos, sino también una actitud solidaria, descubrir la oportunidad de dejarnos ayudar por ellos. Una forma esencial de ser Iglesia y de ser Cofradía. Con la aportación de todos, y con la protección de Nuestro Señor Jesús de la Redención, Nuestro Padre Jesús de la Misericordia y Nuestra Madre de la Divina Gracia, lograremos vencer esta situación.

Esperando contar con su colaboración, en esta circunstancia tan especial, recibe un fraternal abrazo en Cristo.

El obispo Julián López cumple 75 años, 18 al servicio de la diócesis de León

Asegura que “el día 21 de abril, Dios mediante, será un día normal más en mi
dedicación a esta querida Diócesis Legionense”

León, 20 de abril de 2020
El obispo de León, Julián López, cumplirá mañana martes día 21 de abril 75 años de edad, de los cuales ha vivido 18 entregado al servicio de la Diócesis de León.
“El día 21 de abril, Dios mediante, será un día normal más en mi dedicación a esta querida Diócesis Legionense y capital del histórico Reino de León”, asegura Mons. López Martín en una nota pastoral en la que recuerda lo que establece el canon 401.1 del Código de Derecho Canónico: “Al obispo diocesano que haya cumplido setenta y cinco años de edad se le ruega que presente la renuncia de su oficio al Sumo Pontífice, el cual proveerá teniendo en cuenta todas las circunstancias”. Y en este sentido, el obispo Julián López asegura que “no tengo inconveniente en manifestar que lo he cumplido permaneciendo, con absoluta paz, a la espera de la respuesta de Su Santidad el Papa a través del medio que estime oportuno”.

SERVICIO PASTORAL
En esta nota pastoral, con motivo de este septuagésimo quinto cumpleaños, el prelado legionense recuerda que “he conocido a muchos obispos a lo largo de mi vida y, desde que se estableció el referido precepto, todos cumplimentaron la referida
disposición.
No es un mandato sino un ruego importante, prudente y significativo, acogido generalmente con responsabilidad y solicitud, de manera que se ha convertido en práctica habitual”. Y precisa que “ante esta circunstancia es explicable la curiosidad
y un cierto morbo en ambientes clericales e incluso laicos, quizás porque se ha considerado el ministerio episcopal como una forma de poder, de influencia o de prestigio no solo en el ámbito estrictamente eclesial. Cuando, en realidad, es y ha de manifestarse como un verdadero servicio pastoral a pesar del peso de una imagen que tiene que ver con modos de pensar y de actuar más propios del pasado que del presente, tanto en el ámbito estrictamente eclesiástico como en el civil y social”.SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Secretaría de Comunicación Social. Obispado. Plaza de Regla 7, León

NOTA PASTORAL_75 Aniversario obispo León