José Sánchez González: «Se puede ser cristiano sin ser papón, pero no se puede ser papón sin ser cristiano»

La Cofradía del Santo Cristo de la Bienaventuranza de León retomaba, el pasado lunes 27 de enero, su plan de formación cofrade «Sin perder el paso» de la mano de José Sánchez González, canónigo de la Catedral y delegado episcopal para la Formación Permanente del Clero de la diócesis de León, que dirigió la sesión titulada «Papones y cristianos todo el año».

Sánchez González centró su intervención en los dos ‘tiempos‘ que existen en la vida: el tiempo continuo o tiempo ordinario, y el tiempo fuerte, ambos necesarios. De igual forma –afirmaba– que un deportista entrena durante casi todo el año para unos pocos días de competición, el año litúrgico también tiene unos tiempos fuertes –Adviento-Navidad y, sobre todo, Cuaresma-Pascua– y un tiempo ordinario; y en el ciclo semanal cristiano cobra especial valor el domingo como «día del Señor». En las cofradías, concluía, las procesiones –y otras ocasiones como misas, triduos, besapiés…– son los tiempos fuertes; pero no se debe abandonar el tiempo ordinario. E incidía en la importancia de la condición de cofrade, entrelazada con la de cristiano: «Se puede ser cristiano sin ser papón, pero no se puede ser papón sin ser cristiano»; y «no se puede ser cristiano a tiempo parcial».

Los comentarios estan cerrados.