Disposiciones ante la salida del confinamiento y la desescalada de las medidas restrictivas por causa de la pandemia del Covid-19

NOTA DE PRENSA

LA DIÓCESIS PREPARA LA SALIDA DEL CONFINAMIENTO CON LA APERTURA DE TEMPLOS Y UNA PRIMERA CELEBRACIÓN POR TODOS LOS DIFUNTOS DE LA PANDEMIA

El obispo Julián López aprueba un decreto para la desescalada con medidas de prevención para la celebración del culto público a partir del próximo día 11 de mayo e indicaciones para los demás ritos sacramentales

León, 5 de mayo de 2020

La Diócesis de León se prepara para iniciar a partir del próximo lunes día 11 de mayo la “salida del confinamiento y la desescalada de las medidas restrictivas por causa de al pandemia del Covid-19” que han estado vigentes desde el pasado día 14 de marzo”. Y en ese objetivo se sitúa el decreto aprobado por el obispo Julián López por el que la “Diócesis de León se adhiere las reflexiones ‘Ante el inicio de la salida del confinamiento’ que ha expresado la Conferencia Episcopal Española en un nota pública” en la que se pone de manifiesto la “satisfacción de la Iglesia española porque la enfermedad del Covid-19 vaya siendo contralada, y pueda iniciarse, aun con reservas y precauciones, la recuperación de las actividades habituales de nuestra vida común”.

ORACIÓN Y TRABAJO

“Como Iglesia compartimos el dolor de los que se han visto tocados por la enfermedad y elevamos nuestra oración por todas la familias y sus seres queridos fallecidos”, se indica al inicio de este decreto en el que la Iglesia de León manifiesta su voluntad de “seguir impulsando el trabajo de Cáritas y de otras instituciones eclesiales con las personas que se ven afectadas por la crisis económica y social que ha generado los efectos de la pandemia y el confinamiento”. Y así, “dada la importancia  de mostrar especiales signos de acompañamiento a las familias en su delo” se establece que “ese primer día 11 de mayo, como expresión de comunión fraterna con los que más han sufrido esta pandemia, todas las parroquias podemos ofrecer la celebración de la eucaristía por todos los difuntos de la pandemia”. Además, ese significativo gesto eclesial se extenderá a todo el ámbito diocesano puesto que en el mismo decreto episcopal se establece que “se celebrará en la Catedral un funeral conjunto a nivel diocesano por todas la personas fallecidas en la Diócesis (sacerdotes, religiosos y fieles), el cual se anunciará en el momento oportuno”. “También se tendrá en los lugares acordados con las respectivas familias un funeral por cada uno de los sacerdotes fallecidos durante este tiempo” y “cada parroquia, por su parte, y en diálogo con la respectiva familia, verá el día y la oportunidad para poder celebrar de manera individual un funeral por cada uno de los difuntos de la comunidad parroquial fallecidos durante los días  del confinamiento, así como la celebración de aniversarios”.

MEDIDAS ORGANIZATIVAS E HIGIÉNICAS

El decreto aprobado por el obispo Julián López y que ya se está difundiendo por toda la Diócesis establece una “indicaciones generales en la fase de transición hacia la completa normalidad” que mantienen vigente “la dispensa del precepto de participar en la Misa dominical”, ya decretada desde el pasado día 14 de marzo, así como el “ruego encarecido a los sacerdotes y colaboradores parroquiales que cuiden las medidas organizativas e higiénicas, y a los fieles que observen el cumplimiento de las mismas, a fin de realizar las actividades con seguridad y confianza en nuestras parroquias”.

La transición hacia la completa normalidad se establece en cuatro fases, desde la Fase 0, situación actual con culto sin pueblo tal y como se ha venido desarrollando todo el periodo de confinamiento en la Diócesis de León desde el pasado día 14 de marzo, para pasar a la Fase 1 a partir del próximo día 11 de mayo y avanzar así hasta la Fase 3, con la recuperación de la “normalidad de la vida pastoral ordinaria, siempre teniendo en cuenta las medidas necesarias hasta que haya una solución médica a la enfermedad”.

Junto con esta temporalización para avanzar en el proceso de desescalada, el Decreto que rubrica el obispo Julián López detalla la “organización de los templos y las celebraciones” y fija criterios para administrar sacramentos como la Reconciliación, el Bautismo, el Matrimonio, la Unción de Enfermos, la Comunión a los enfermos y las Exequias de difuntos, además de prohibir las visitas turísticas a los templos en las fases 1 y 2.

Por último, este Decreto que orienta el proceso de salida del confinamiento en la Iglesia de León establece la suspensión de las Primeras comuniones y las Confirmaciones hasta el primer trimestre (de septiembre a noviembre) del próximo curso pastoral 2020-2021 y anuncia la apertura al público de las dependencias del Obispado el próximo lunes día 11 de mayo en el horario habitual y siguiendo la normativa establecida, también para dependencias parroquiales y demás dependencias diocesanas, para garantizar la seguridad higiénica de todos en las actividades que se realicen.

Los comentarios estan cerrados.