Braceros y braceras virtuales del Perdón

Nota de prensa de la Cofradía Santo Cristo del Perdón:

Os enviamos un reto que vamos a lanzar mañana en nuestras redes sociales y que nos gustaría que compartieseis.
El reto es “Braceros o Braceras Virtuales del Perdón” con la finalidad de pasar un Martes Santo unidos.
Publicaremos 4 fotografías en nuestros canales de Facebook, Instagram y Twitter, una por cada una de nuestras imágenes procesionales que salen cada Martes Santo a la calle, con el objetivo de que se puedan compartir en las redes sociales, así, este año seamos “Braceros o Braceras Virtuales”.
Te animamos a que compartas las imágenes y podamos pasar un Martes Santo distinto.
Comparte en tu Facebook las fotografías que publiquemos de nuestras imágenes procesionales y conviértete en “Bracero o Bracera Virtual”.
Comparte en tu “Historia de Instagram y menciónanos”, las fotografías que publiquemos de nuestras imágenes procesionales y conviértete en “Bracero o Bracera Virtual”.
Retuitea y menciónanos en las fotografías que publiquemos de nuestras imágenes procesionales y conviértete en “Bracero o Bracera Virtual”.

¡Síguenos!

 

HOY ES DOMINGO DE RAMOS

R q R
No me escondo. La gente que me conoce lo sabe. Soy un enamorado de mi cofradía. Llevo 9 años viviendo fuera, pero nunca he faltado a mi cita. Espero impaciente ese Viernes de Dolores en el que vuelvo a León y, sin prácticamente pasar por casa, salgo hacia la Iglesia del Mercado, pendiente de escuchar las campanas que dan el pistoletazo de salida a nuestra Semana Santa, previa degustación de la primera de muchas limonadas. El sábado por la mañana es el montaje, montaje que es familia, amistad, reencuentros y nerviosismo en la víspera del día en el que por fin el silencio de una plaza se rompe con el golpeo de las horquetas y los sones de Jesús del Prendimiento. Es, sin ninguna duda, el día grande de mi Semana Grande, el día que espero durante todo un año, el día que, debido a esta situación que vivimos, me falta (nos falta) por segunda vez consecutiva, y es algo que a este virus (no sé ustedes) no le voy a perdonar.
Siempre trato de explicar a la gente el sentimiento que embarga a un hermano de la Redención en esos momentos en los que, cubiertos con nuestro capillo y acompañados por el sonido del tambor destemplado, esperamos impacientemente los tres golpes del Hno. Secretario en el portón, pero hasta hoy me ha sido imposible.
Echo de menos cada momento, cada solo de corneta, cada abrazo, cada mecida, el sonido de un raseo, incluso cada «en este brazo pujaba mi bisabuelo» del papón de toda la vida, el crujir de la madera del trono, el sonido del llamador… Pero, aunque este no vaya a ser el año de reencontrarnos con todos esos momentos, os prometo que saldaremos la deuda pendiente, y con creces.
Seguiremos R q R hasta vivir un nuevo Domingo de Ramos en la calle, porque como dijo un buen amigo un Viernes de Dolores de hace justo un año…
Volveremos, ¡claro que volveremos!
Feliz Domingo de Ramos, papones y paponas de León.
JAVIER NUEVO FERRÍN
Bracero y montador

Fallado el concurso de dibujos cofrades

La Delegación de Pastoral Juvenil de la Diócesis de León, el Seminario Conciliar “San Froilán”, la Junta Mayor de la Semana Santa de León y su grupo de Jóvenes Papones han seleccionado las obras ganadoras del primer concurso de dibujo infantil: “Paponín: ¿qué es la Semana Santa para ti?”

En el concurso han participado 615 niños y niñas con edades comprendidas entre los 4 y los 12 años procedentes de colegios y parroquias de la ciudad y su alfoz.

Los ganadores han sido, según el tramo de edad:
De 4 a 6 años: Paula Muñiz Álvarez
De 7 a 9 años: Lucía Prieto Rozada
De 10 a 12 años: Martín Guzmán Aláiz

Los premios, consistentes en productos cofrades y un diploma, serán entregados el Martes Santo, 30 de marzo, a las 13,30 h en el zaguán del Seminario Mayor “San Froilán” por el Sr. Obispo de la Diócesis.

Todas las obras presentadas a concurso se encuentran expuestas en el zaguán de entrada del Seminario Mayor, Pza. de Regla, nº 8 hasta el 9 de abril en horario de 9,00 a 14,00, excepto fines de semana y festivos.

Las Entidades organizadoras y colaboradoras felicitan a los ganadores y agradecen la numerosa participación de niños y niñas. Todos los concursantes recibirán un obsequio por su colaboración.

¡Que sea enhorabuena!

HOY ES SÁBADO DE PASIÓN

UNA PASIÓN CON MAYUSCULAS
La vida cambia de la noche a la mañana, en ocasiones para bien, pero muchas veces para mal. Semana de fríos ensayos a orillas del rio Bernesga, comenzamos a dar nuestros primeros pasos en la calle para adaptarnos a nuevas acústicas y para que miembros más noveles coordinen la laboriosa tarea de andar y tocar a la vez, cosa que siempre los primeros días se complica. Pero esa semana íbamos a ensayar en parado, en posición de concierto. El fin de semana siguiente tendríamos una cita muy especial: daríamos un concierto las secciones musicales de la cofradía en la Santa Iglesia Catedral, esa a la que todos los leoneses miramos con ojos de enamorado. Sería un evento único, un escenario inigualable. Pero con el transcurrir de los días de la semana, la ilusión se mezcla con la incertidumbre. Las noticias nos están haciendo saber que este nuevo virus que proviene de China no es una broma. Los miembros de la banda comienzan a transmitir su miedo a que pase algo, a algunos de los más pequeños les aconsejamos que no acudan a los ensayos, el resto seguimos al pie del cañón. La ilusión es un arma que nunca ha de frenarse. Pero las cosas cambian, como decía al principio; tan solo un día antes del evento, el abad nos comunica que se suspenden los actos, pero no solo ese esperado concierto en la catedral, no: se suspende todo.
Quizás al principio no lo creíamos, o la novedad de la situación nos impedía ver más allá… pero llegó el Viernes de Dolores y las lágrimas caían como un cubo de agua fría. Este año no había procesiones, pero no por inclemencias meteorológicas, este año nos quedaríamos todos en casa, sin poder salir, sin oler el aroma de los pasos, sin escuchar la música de los tambores a lo lejos, esos que escuchas y dices a tu acompañante: «¡corre, que ya va por ahí la procesión!». Recuerdo salir de casa uno de esos días ataviado como en una película de ciencia ficción, con mascarilla, gafas, guantes… (qué poco acostumbrados estábamos en ese principio) y recorrer las calles en coche la ciudad de camino hacia un supermercado. El alma se me cayó a los pies; lo bonito que está mi León en Semana Santa y lo triste que está ahora. No había absolutamente nadie en la calle, los escaparates de los establecimientos cerrados estaban llenos de carteles que anunciaban una Semana Santa inexistente. Nadie miraba esos carteles. Es de las escenas más tristes, sentimentalmente hablando, que han cruzado por mi cabeza en mis años de vida.
Al final aprendimos a vivir esa Semana Santa de una manera diferente, más íntima, aferrándonos a los sentimientos, a los recuerdos. Las procesiones se sustituyeron por videos de otros años y por videollamadas con los hermanos de cofradía. Los aplausos de las 8 de la tarde que los españoles dábamos en agradecimiento a todos los que estaban trabajando contra los efectos de esta pandemia, los cambiamos esos días por toques de corneta, trompeta, tambor… Teníamos que hacer algo, lo que fuera. Una Semana Santa no puede pasar sin más. Y como todas las Semanas Santas, pasó. Pero esta vez no volveríamos a los ensayos después de unos días a montar la próxima pieza musical que solemos estrenar en Corpus y con la que solemos acabar la temporada con buen sabor de boca y ganas de que pase el verano pronto. O sí. Al director musical se le ocurre montar una marcha desde nuestras casas. Nos envía a cada sección de la banda nuestra parte de la marcha y con penurias, dificultades y, lo más importante, sin ensayo, logramos tocar lo que nos pide. Él, muy apañado en estos avances tecnológicos, enlaza todas las voces, limpia imperfecciones y la deja decente, incluso para la situación. El resultado es admirable. Se trata de una marcha con el título de «Luz de Vida» dedicada a La Virgen de la Luz de la Cofradía del Santo Sepulcro Esperanza de la Vida, paso al que acompañamos, y a la vez a esos sanitarios, médicos, enfermeras, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, militares… Todas esas personas que en esta situación les había tocado sacar la procesión o profesión a la calle.
Pero pasó el verano, y aunque ya no estábamos confinados en casa, seguíamos sin poder ensayar.
Al igual que el paso de los días y los meses también yo como director de una banda, tengo miedo de que pase la ilusión por volver, tengo miedo de que la gente opte por otras aficiones y cuando llegue el momento de acudir al ensayo solo encuentre sillas vacías. Pero Tomás Castro, el abad de la cofradía, es una persona muy pertinaz. Él se niega a que no haya nada, es cierto que hay cosas que no vamos a poder hacer, pero no le gusta ver el vaso medio vacío, él lo ve medio lleno. Ha pasado por infinidad de aflicciones personales durante esta pandemia. Sin embargo, él sigue viendo el vaso medio lleno y es de los que nos anima a que hay otras muchas cosas que sí se pueden hacer cumpliendo siempre las medidas de seguridad y sobre todo sanitarias.
Así que, con un año de retraso, esas jornadas organizadas por la cofradía de Jesús cuyo culmen era el concierto en la Catedral, se adaptan como nos estamos acostumbrando a vivir el día a día: adaptándonos. El escenario será en el próximo Museo de la Semana Santa y con una plantilla de miembros en las formaciones reducida, guardando los espacios y por supuesto pasando un test de antígenos unas horas antes.
Pues, sorprendentemente, los miembros no habían cambiado sus aficiones, los miembros deseaban acudir en masa.
Mis dudas se disiparon, mi ánimo se alzó como llevaba meses sin hacerlo. Y es que en mi pensamiento había un error muy grande y que quizás muchos al leerme hayáis calado ya. La Semana Santa no es ni será nunca una afición. Una persona no deja de ver la final más esperada de su equipo favorito por una afición, una persona no cambia los planes con la persona que ama por una afición, una persona no deja apartados a sus familiares durante unas horas al día cada día de la semana por una afición… La Semana Santa que vivimos los músicos no es ni será nunca una afición… es una PASIÓN con mayúsculas.
Tomás Mínguez Haro
Director de la Banda de CCyTT de la Cofradía Dulce Nombre de Jesús Nazareno

PENA LA CALLE HERREROS

PENA LA CALLE HERREROS

Pena la calle Herreros —sumida en un estrepitoso silencio— la ausencia de una madre; Virgen del Mercado, Piedad leonesa.

¿Recordáis en este día la calle atestada de bullicio, de reencuentros, de los sones de Angustias uniéndose al repiqueteo de las campanas, de cera orando al cielo y del fervor de un pueblo?

Pero no os resignéis con estos tristes recuerdos; adentraos en el interior del templo y ante esa talla de madera —que tanto dolor contiene— escucharéis el amor de una madre, desaparecerán los miedos y volveréis a vivir esos inolvidables momentos.

Oiréis los campaniles y las salves rompiendo el silencio mientras la madre de Dios se aleja en su caminar por calles cuajadas de historia y devoción. La pujaran, con amor eterno, las almas de papones penitentes. Oleréis la cera y el incienso y la arropará una ferviente ciudad que anhela ser aire fresco para sus penas.

Desde la blanca estela de la luna de primavera caerán mil estrellas pugnando por acariciar su manto.

Y todo ello se mezclará creando un momento tan mágico, que volveremos de nuevo a rozar el cielo.

Papones, paponas, hoy es Viernes de Dolores. A pesar de estos duros momentos, que el desánimo nunca nos arrebate nuestra Semana Santa.

ELVIRA VILLAFÁÑEZ

Papona y bracera

HOY ES VIERNES DE DOLORES

 

SALUDO
Hoy es, un año más, Viernes de Dolores. El día cuya llegada anhelamos ansiosos durante doce largos meses.
Pero hoy, un año más, desearíamos que el día que todo empieza, el que ve la salida de la Virgen que hace que todo León salga a la calle, quedara aún lejos. Desearíamos que faltaran meses para la luna de Nissan. Que aún tuviéramos tiempo para arreglar las túnicas, elegir una nueva mantilla o domar los zapatos con los que hacer penitencia.

Que pudiéramos desplazarnos a nuestra ciudad todos los papones que andamos repartidos por el mundo. Que pudiéramos celebrar reencuentros familiares en esos días que para muchos de nosotros lo son aún más que la Navidad. Que pudiéramos hacer planes para ver a los amigos, a los hermanos, a los compañeros de filas, a todas aquellas personas que comparten nuestra Pasión con quienes solo coincidimos diez días en todo el año.
Que una pandemia no impidiera que una multitud recibiera con vítores y palmas a un Cristo que recorre León sobre una borriquilla, ni que la Madre que ve pasar a su hijo camino del Calvario derramando lágrimas de amargura encontrara consuelo sobre nuestros hombros.
Que un toque de queda no prohibiera que una Ronda recorriera las calles de la ciudad convocando a los hermanitos de Jesús, ni que acompañáramos en su recogida a una Madre, digna y soberbia en su dolor, que acaba de enterrar a su único hijo; que no frustrara un Via Crucis junto a la muralla ni una vigilia en la que la Luz rompe las tinieblas.
Que nada ni nadie vetara a esa misma muchedumbre que habría querido dar la bienvenida a Jesús agitando sus ramos para que lo aclamara de nuevo una semana después, tras vencer a la muerte, la mañana de su Resurrección.
Pero, un año más, ese día ha llegado para recordarnos que nuestra pena no es nada comparada con el sufrimiento de un Dios que se hizo hombre para morir por nosotros ni con el dolor de su Madre. Y que los seres queridos que no han logrado ver una nueva Semana Santa acompañan al Señor en su gloria. Por ellos, por Él, no perdamos la esperanza ni la alegría de saber que un día también resucitarán.
Habrá más Viernes de Dolores. Habrá más Semanas Santas.
Papones, buena Semana Santa.

 

 

El Concierto de Pasión «Ciclo Internacional de órgano de la Catedral de León» preludia el inicio de las jornadas centrales de Semana Santa

Tras la puesta en marcha, por iniciativa del Cabildo Catedral al inicio de este curso pastoral el pasado mes de octubre del ‘Ciclo Internacional de Órgano Catedral de León’, mañana sábado día 27, Sábado de Pasión, a las 19 horas proseguirá esta propuesta musical con el tercer concierto del programa, ‘Concierto de Pasión’, a cargo del canónigo organista de la Catedral de León, Francisco Javier Jiménez Martínez. El recital, con entrada libre y aforo limitado para cumplir con las exigencias de la situación de alerta sanitaria, ofrece un programa de mano en el que Jiménez Martínez interpretará piezas de D. Buxtehude, G. Böhm, J. S. Bach, F. Mendelssohn y E. Torres.

Según el organista titular de la Catedral, promotor de este ‘Ciclo Internacional de Órgano Catedral de León’, “esta iniciativa pretende mantener viva la cultura de la Catedral y activar la evangelización por medio de la belleza, en este caso desde el arte y la creatividad musical con un especial acento hacia partituras inspiradas por la celebración del Triduo Pascual, en este tiempo de Semana Santa que comienza estos días”. Y también dar continuidad a los ciclos de “Liturgia, Palabra y Música” que se han venido desarrollando desde la solemne bendición del órgano el 19 de septiembre del año 2013 con el fin de de proyectar y difundir la Catedral de León como espacio privilegiado en el que se dan la mano el culto y la cultura, en este caso, desde la belleza del arte musical.

Concierto en favor de la Asociación Leonesa de Caridad

La Junta Mayor de la Semana Santa de León, organiza el próximo día 3 de abril en el Auditorio Ciudad de León a las 12:00 horas, el concierto, “Sinfonía de Esperanza”, con el fin de recaudar fondos en favor de la Asociación Leonesa de Caridad.
Participará la banda de música Juventudes Musicales Universidad de León, contando con la intervención de Laura Cordero y Manuel Jáñez.
Las entradas podrán retirarse en las taquillas del auditorio el mismo sábado 3 de abril a partir de las 09:00 horas. Se instalarán mesas petitorias con destino a la Asociación Leonesa de Caridad.
Dadas las especiales circunstancias sanitarias que vivimos, el acceso al Auditorio se abrirá a las 11:15 hasta las 11:55 horas y se deberán seguir todas las normas sanitarias establecidas: distancia social, uso obligatorio de mascarilla, respeto a la señalización e higiene de manos.

El obispo Luis Ángel de las Heras anima a vivir la Semana Santa frente al dolor de la pandemia

León, 25 de marzo de 2021
El obispo de León, el padre Luis Ángel de las Heras, presidirá mañana viernes día 26 de marzo, Viernes de Dolores, a partir de las 20,00 horas en la Parroquia de Nuestra Señora del Mercado la eucaristía con la que se clausura la tradicional Novena que se ha venido celebrando en este templo desde el pasado día 18. Un solemne novenario que es referencia destacada en el tramo final del Tiempo de Cuaresma que ya llega a su fin y que tradicionalmente concluye con la Procesión de la Dolorosa, el acto con el que se abre simbólicamente la Semana Santa en la ciudad de León y que este año no se celebrará en cumplimiento de las vigentes restricciones fijadas por la autoridad sanitaria.

CARTA PASTORAL
Y precisamente, con motivo de estas jornadas especiales de Semana Santa, el obispo Luis Ángel de las Heras ha escrito una Carta Pastoral en la que bajo el título “Pascua de fraternidad” recuerda que “aunque nos gustaría que fueran otras las circunstancias y hay mucho sufrimiento acumulado, este año celebramos la Semana Santa en mejores condiciones que la anterior”, cuando el confinamiento y estado de alarma decretado por el gobierno por causa de la pandemia del Covi-19 obligó a una situación inédita de cierre de templos y suspensión total del culto. “Aún estamos sumergidos en el dolor y la incertidumbre, pero seguimos caminando, bregando en la misma barca, esperando contra toda esperanza (cf. Rom 4, 18), sin abandonar la responsabilidad, la prudencia ni las actitudes que defienden la vida humana y su dignidad” subraya el obispo de León en esta carta pastoral, para a continuación lanzar un mensaje de aliento porque “en estas circunstancias en las que tanto necesitamos ir juntos en las misma barca, estamos invitados a vivir una Pascua de fraternidad, fruto de la Pascua de Cristo que venció el pecado que separa al hombre de Dios y de sus hermanos”.

TRIDUO PASCUAL Y FRATERNIDAD
Y en línea con el mensaje central del Papa Francisco en su reciente encíclica ‘Fratelli tutti’ Mons. De las Heras hace especial hincapié en esa idea de la fraternidad humana para concluir esta carta pastoral ante la Semana Santa y la inminente celebración del solemne Triduo Pascual con una exhortación para que “vivamos una Pascua de fraternidad a imagen de la familia de Nazaret, de los discípulos y de las primeras comunidades cristiana, una Pascua que refleje hoy los gestos eternos de Jesús”.
Un mensaje del obispo de León ante es inminente celebración de mañana viernes día 26, Viernes de Dolores, en la Parroquia del Mercado, que abrirá de manera simbólica la Semana Santa, aunque el inicio formal está previsto para el próximo domingo día 28, Domingo de Ramos, a las 13 horas en la Catedral con la solemne misa estacional que presidirá el obispo Luis Ángel de las Heras, que incluirá el rito de “bendición de las palmas”, pero este año sin procesión por esas restricciones de la alerta sanitaria, aunque se podrá seguir en directo en la emisión que se realizará por internet desde el canal diocesano en la plataforma Youtube.
2021_Carta Pastoral_Semana Santa_1_Abril

La Hermandad de Santa Marta incrementa su acción social

La Hermandad de Santa Marta y de la Sagrada Cena en cumplimiento de susEstatutos que establecen “la caridad mutua entre los
hermanos y para con los más necesitados, procurando la ayuda material a personas e instituciones que así lo precisen”, desarrolla diversas acciones caritativas a lo largo del año, especialmente en torno a la fiesta de su patrona, Santa Marta, el 29 de julio.
Este año, en el que la Hermandad se encuentra inmersa en la conmemoración del septuagésimo quinto aniversario fundacional, dará un paso más y por primera vez desarrollará una iniciativa de caridad el día de Jueves Santo. Así, el próximo 1 de abril, Día del Amor Fraterno, en que la liturgia invita a atender el espíritu del mandamiento del Señor sobre la caridad fraterna, coincidiendo con la jornada en que Santa Marta debería organizar la Procesión de la Sagrada Cena por las calles de León, la
Hermandad sufragará íntegramente la comida que la Asociación Leonesa de Caridad servirá en el comedor social que atiende durante todo el año.
De esta forma la Hermandad de Santa Marta incrementa su acción social al ser consciente de las necesidades más acuciantes que la pandemia y la crisis económica de ella derivada están generando en tantas y tantas personas